Parque Sarmiento

El Parque Sarmiento, es un recorrido excepcional que nos conecta con la naturaleza. Se trata de un verdadero pulmón enclavado a pocas cuadras del microcentro de la ciudad, que nos revela un espacio verde parquizado, el más grande de la Ciudad de Córdoba y uno de los más grandes de Sudamérica.

Planificado y diseñado a finales del siglo XX por el arquitecto francés Carlos Thays, recibe el nombre en honor a Domingo Faustino Sarmiento, ex presidente de la República Argentina.

 

El Parque Sarmiento, no sólo nos atrapa su increíble geografía, sino que en su interior encontramos actividades para todos los gustos. Si lo que nos interesa es la ciencia y los animales, podemos seguir nuestro recorrido por el Museo de Ciencias Naturales y el Jardín Zoológico de Córdoba . Pero si aquello que nos gusta son las actividades al “aire libre”, no puede dejar de conocer el anfiteatro, Teatro Griego, donde se realizan espectáculos públicos y la laguna artificial de poca profundidad, que posee dos islas y nos invita a recorrerla en los botes de alquiler.

La Catedral

Nace desde la fundación misma de la ciudad, en 1573, por lo que no sólo se trata de un emblemático edifico religioso, sino que su estructura la posiciona como una verdadera muestra de la arquitectura colonial.

 

Cuando iniciamos el recorrido, podemos apreciar los diversos estilos, que la han constituido como una verdadera joya del país. La parte baja es de clara inspiración clásica, mientras que la superior está claramente marcada por el estilo barroco. Su interior, decorado recién en el siglo XX, fue resultado de la obra del fundador de la primera escuela de Bellas Artes del país, Emilio Caraffa, y se destacan las pinturas de la bóveda principal y las de los brazos del crucero.

 

En su atrio descansan los restos de dos grandes cordobeses, el Deán Gregorio Funes, primer rector de la universidad y los restos del Caudillo General José María Paz.

 

La Cañada

Desde la calle Tronador hasta la calle Humberto Primo, atravesando de sur a norte a la Ciudad de Córdoba. Considerado como un verdadero ícono de Córdoba, la Cañada cruza de suroeste a norte la ciudad teniendo una extensión de alrededor de 3 kilómetros, desembocando en el Río Suquía.

   

 

Se trata del encauzamiento parcial de un arroyo que se origina en el espejo de agua La Lagunilla y cuya construcción data del año 1671, siendo su autor Andrés Jiménez de Lorca. Aunque posee una modificación mucho más reciente del año 1944, el encauzamiento se revela como una verdadera obra arquitectónica que recorre la ciudad con su diseño en piedra.

 

Surcada por numerosos puentes, La Cañada de Córdoba se revela como un maravilloso paseo entre enormes árboles, que enaltecen y adornan este singular recorrido.